Agricultura Urbana

Agricultura Urbana

La agricultura urbana es aquella que se realiza dentro de los límites de las ciudades o en los alrededores de ellas. Puede incluir actividades agropecuarias y forestales.

La tierra usada puede ser privada o pública. Se aprovechan los terrenos desocupados, márgenes de las calles o vías férreas. Otras opciones son los balcones, paredes, techos y cualquier lugar que permita producir alimentos.

La agricultura urbana aumenta la superficie verde de las ciudades, disminuye el número de baldíos y basurales. Proporcionando beneficiosos servicios ecológicos, intangibles y difícil de cuantificar en pesos.

La agricultura urbana contribuye a la producción de alimentos de dos maneras. Incrementa la cantidad de alimentos disponibles y provee vegetales y frutos frescos para los consumidores urbanos.

Las producciones obtenidas no tienen que viajar grandes distancias, por eso se cosechan en su punto justo de madurez. Este detalle mejora notablemente el aroma y el gusto de los productos alimenticios. Por el contrario, los productos que deben ser transportados grandes distancias pasan largo tiempo desde su cosecha hasta que se consumen. Esto obliga a que sean cosechados antes del punto de madurez, lo que se dice pintón, sacrificando sabores y olores propios del producto. También muchos de estos alimentos se colocan en cámaras de frío para retrasar su madurez, este proceso evita su temprana descomposición.

La producción localizada de alimentos, haciendo uso del espacio urbano, logra economías locales fuertes al crear puestos de trabajo. La agricultura urbana abre un nuevo mercado laboral reduciendo la desocupación en pueblos y grandes ciudades.

El sistema de agricultura urbana disminuye la energía necesaria para el transporte de los alimentos, por ser producidos en forma local, y no utilizan pesticidas. Por ende, es una actividad sustentable y amigable con el medio ambiente.

Puntos a favor de la agricultura urbana:

  • Se cosecha el producto en su punto de madurez.
  • Escaso uso de pesticidas peligrosos.
  • No se hace uso de conservantes.
  • Productos más sanos y más sabrosos.
  • Sistema sustentable.
  • Economiza energía.
  • Menor costo para el consumidor.
  • Aumenta el número de puestos de trabajo.
  • Aumento de la superficie de espacios verdes

Como factor en contra se puede enunciar lo siguiente:

  • Potencialmente algunos pobladores pueden usurpar terrenos abandonados para cultivarlos. Estas acciones causan descontentos en la sociedad, por ello la agricultura urbana debe estar bien regulada.