banners-wa

aviso-con-foto

publiquen

publicite

Top 10 de hoy

Alimentos funcionales

Alimentos funcionales

Alimentos funcionales son aquellos alimentos elaborados para cumplir una función específica, como por ejemplo mejorar la salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades. Para ello se les agregan componentes biológicamente activos, como minerales, vitaminas, ácidos grasos, fibras, antioxidantes, etc.

A esta operación de añadir nutrientes exógenos, es decir que no lo posee naturalmente el alimento, se le denomina también fortificación. Dentro de este tipo de productos alimenticios se encuentra la mejora de las funciones gastrointestinales, el aporte de sistemas antioxidantes, así como la modificación del metabolismo de macronutrientes.

Existe, no obstante, una preocupación creciente en lo que respecta a la educación del consumidor sobre el consumo y las propiedades atribuidas a este tipo de alimentos. Las autoridades alimentarias y sanitarias de todo el mundo pregonan que el consumo de estos alimentos sea parte de una dieta equilibrada y en ningún caso como un substituto de la misma. Este tipo de alimentos cubre un amplio espectro de posibilidades que pueden ir desde simples cereales y productos lácteos diversos hasta pasar por alimentos de diseño.

Algunos de los alimentos funcionales se han diseñado para cubrir ciertos aspectos como: Funciones gastrointestinales, Sistemas antioxidantes, Ayudas al feto, Modificar el humor y la capacidad psicológica.

Algunos ejemplos son:

  • Huevos enriquecidos con ácidos grasos omega-3, reducen riesgos cardíacos.
  • Leche y Yogures con probióticos que facilitan la digestión
  • Cereales con ácido fólico, reducen el nº de niños que nacen con espina bífida.
  • Margarinas con fitoesteroles que reducen el colesterol
La polémica

La aparición de los alimentos funcionales ha creado una gran esperanza para los que buscan productos más saludables que mejoren su calidad de vida y apaliar las enfermedades que los afectan.

Estudios científicos acerca de la eficiencia de los alimentos funcionales y de la necesidad real de incorporar probióticos han dado resultados variables. Algunos muestran éxitos, verificando que su consumo mejora cuadros de diarrea, pero también se encuentran estudios que no hallan diferencias en la salud luego del consumo de probióticos y critican su empleo.

Existe, sin embargo, confusión respecto a los resultados, ya que en muchos casos se considera como probióticos a cepas bacterianas que no lo son. Para evitar esto se dispone de pruebas biológicas y tecnológicas que deben realizarse antes de etiquetar a una cepa bacteriana como probióticas.

Tendencias

Existe una gran actividad de investigación debido a la cantidad de preguntas sin respuesta que existe en boca de muchos dietistas. Se pretende averiguar si los alimentos funcionales proporcionan un substrato adecuado para la absorción de nutrientes funcional, y si mejoran substancialmente la salud.