Arquitectura Ecológica

La arquitectura ecológica proyecta, realiza, recicla y construye edificios sostenibles para el hombre y el medio ambiente. Buscan ser eficientes en el uso de materiales y energía, esto último trae ventajas medio ambientales y económicas. Esta arquitectura tiene 10 principios básicos:

  • 1.- Valorar las necesidades: La construcción de un edificio genera un impacto en el ambiente, por ende se deben analizar las necesidades de superficie, distinguiendo los espacios indispensables de los opcionales, priorizándolos para evitar construir en exceso.
  • 2.- Proyectar la obra de acuerdo al clima local: Se aprovecha la energía solar, la optimización de la iluminación y la ventilación natural para ahorrar energía y aprovechar las bondades del clima.
  • 3.- Ahorrar energía: Trae aparejado un ahorro económico directo. Ocupando poca superficie externa y con buen aislamiento se logra menor pérdida de calor. También se puede ahorrar usando sistemas de alto rendimiento y bajo consumo eléctrico para la ventilación, iluminación artificial y electrodomésticos.
  • 4.- Pensar en fuentes de energía renovables: Para disminuir la contaminación ambiental una alternativa es el uso de energías renovables, como por ejemplo: paneles fotovoltaicos, calentadores solares, biogas, leña, generadores eólicos, etc.
  • 5.- Ahorrar agua: Para un uso racional del agua se utilizan dispositivos que reducen el consumo hídrico, o recolectan y aprovechan el agua de lluvia para el baño, lavado de ropa, riego de plantas, etc.
  • 6.- Construir edificios de mayor calidad: Los edificios ecológicamente sostenibles tienen mayor calidad y longevidad. Son de fácil mantenimiento y adaptables para los cambios de uso. Al final de su ciclo de vida son fácilmente desmontables y reutilizables; sobre todo si el sistema de construcción es simple.
  • 7.- Evitar riesgos para la salud: Los riesgos para la salud de los trabajadores está relacionado con los materiales de construcción. Hay solventes, polvos, fibras y otros agentes tóxicos nocivos que, incluso después de la construcción y por un largo tiempo, contaminan el interior del edificio provocando enfermedades a las personas o animales que habiten el lugar.
  • 8.– Utilizar materiales obtenidos de materias primas generadas localmente: El uso de materia prima local reduce sensiblemente el impacto ambiental. Reducen tiempos de transporte, el consumo de combustible y la contaminación ambiental.
  • 9.- Utilizar materiales reciclables: El uso de materiales reciclables alarga la permanencia de las materias primas en el ciclo económico y ecológico, reduciendo el consumo de materiales y la cantidad de desechos.
  • 10.- Gestionar ecológicamente los desechos: Para manejar ecológicamente los desechos se debe disminuir la cantidad y la variedad, dividiendo los desechos por categorías de manera que se facilite la recuperación, el reciclaje o la reutilización de materiales utilizados en la construcción.

Fuente: Lifegate, artículo escrito por Beatrice Bongiovanni y traducido por Ecosofia.org.