Cultivos en franja

Cultivos en franja

Los cultivos en franjas forman un sistema de alternancia espacial de cultivos utilizados en conservación de suelos, para reducir la erosión de suelos causada por el agua y el viento.

La agricultura convencional suele dejar los suelos bien parejos y sin cobertura en la superficie, esto favorece que las partículas del suelo sean arrastradas por el viento o por el agua a grandes distancias.

La erosión se lleva del suelo las partículas más pequeñas, las más importantes, las que le dan la fertilidad al suelo. El nivel de daño depende de diversas variables: la velocidad del viento, la distancia recorrida, el nivel de cobertura superficial, el contenido de materia orgánica, la humedad del suelo, la estructura, etc.

El cultivo en franja controla el escurrimiento superficial y la pérdida de suelo por la pendiente. Reduce la erosión eólica y el daño del viento a los cultivos. Conserva la humedad del suelo. Mejora las características físicas y químicas del suelo, la fertilidad y el aprovechamiento del agua de lluvia.

Sembrar en franjas consiste en realizar dos tipos de cultivos alternados en bandas. Otra opción es dejar franjas sin remover, de esta manera queda presente la flora que nace espontáneamente en la región, convirtiéndose en refugio para la fauna de la zona.

En la pampa se utilizó mucho el cultivo de franja para realizar maíz en potreros con pasto llorón. Se araba el llorón en franjas y en ellas se sembraba el maíz, con esta tecnología se evitaba que todo el potrero quede expuesto a la erosión del viento, ya que el llorón frenaba la velocidad del viento.

En la actualidad, la provincia de La Pampa a regulado la siembra de maní, exigiendo que se siembre en franja con maíz. El maní remueve mucho el suelo y lo hace muy vulnerable a que se vuele por los fuertes vientos de la región, por ello la provincia exige que se realice en franjas. Se lograron resultados satisfactorios, incluso mejoró los rendimientos del maní.

Hay experiencias de cultivo alternado de maíz y soja. Realizando nueve surcos de maíz alternados con nueve surcos de soja se logran mayores rindes que si se cultiva un lote de maíz por un lado y un lote soja por el otro.

La conservación del suelo se está convirtiendo en un tema primordial, se han dejado de realizar rotaciones de cultivos, cayendo en el monocultivo de soja y se ha mudado la ganadería hacia zonas marginales, y con ella se han ido las pasturas que recuperaban los suelos agrícolas.

El cultivo en franja es una de las tantas opciones que existen para mitigar los efectos negativos que están sufriendo los suelos de las zonas agrícolas en la actualidad. Y es una gran herramienta para las zonas donde los suelos son muy tendientes a volarse o a ser arrastrados por el agua.