¿Qué es la alelopatía?

¿Qué es la alelopatía?

La alelopatía es un fenómeno biológico por el cual un organismo produce uno o más compuestos bioquímicos que influyen en el crecimiento, supervivencia o reproducción de otros seres vivos. Estos compuestos son conocidos como aleloquímicos y pueden tener efectos benéficos (alelopatía positiva) o efectos perjudiciales (alelopatía negativa).

Extractos de hojas, corteza, hojarasca y semillas de varias especies de eucalipto contienen sustancias que inhiben el crecimiento y la germinación de algunas plantas expuestas a estos extractos. Los cultivos anuales plantados en cercanías de eucaliptos sugieren que la alelopatía ocurre en condiciones de campo, las plantas cercanas a eucaliptos rinden menos y son de talla menor que las plantas lejanas a estos árboles.

Algunos aceites esenciales presentes en ciertos vegetales son inhibidores de crecimiento, siendo conocidos por su potencial alelopático contra malezas y plantas de cultivo. Entre los más frecuentes con actividad alelopática se pueden citar el alcanfor.

En la naturaleza, muchas especies se regulan unas a otras por medio de la producción y liberación de repelentes, atrayentes, estimulantes e inhibidores químicos. La alelopatía se ocupa de las interacciones químicas entre las plantas o entre una planta y un animal, ya sean estas perjudiciales o benéficas.

La alelopatía es cuando una especie inhibe a otra usando sustancias tóxicas o disuasivas. La agricultura biológica hace buen uso de todo esto para proteger los cultivos del ataque de algunos insectos plagas intercalando plantas aromáticas dentro del cultivo. Por ejemplo al intercalar ruda en los cultivos de papa.

El frijol verde y la fresa prosperan más cuando son cultivados juntos, que cuando se cultivan separados. La lechuga sembrada con espinacas se hace más jugosa cuando se siembra en una proporción de 4 a 1.

Algunas plantas segregan sustancias tóxicas que no permiten ser cultivadas juntas, un ejemplo de éstas es el ajenjo, cuyas raíces son tóxicas; sin embargo estas mismas sustancias controlan pulgones y babosas cuando se utilizan en forma de té; también alejan a los escarabajos y gorgojos de los granos almacenados. El hinojo, el eneldo y el anís rechazan a los insectos del suelo.

Existen muchas plantas de gran valor por sus propiedades alelopáticas. El estudio de las interacciones químicas entre las especies presentes en un agro ecosistema y del impacto que tienen los alelos químicos en la dinámica y en la producción, debe conducirnos hacia metas ecológicas y la búsqueda de mayor información que permitan aprovechar dicho potencial.