Soberanía Alimentaria

Soberanía Alimentaria

Actualmente se está hablando mucho sobre la soberanía alimentaria, la intención que persigue esta nota es explicar en forma sencilla qué persigue la lucha por lograr la soberanía alimentaria.

La soberanía es el derecho que tiene el pueblo a elegir, ya sea a sus gobernantes, sus leyes y a que le sea respetado su territorio. Habría que convenir que la soberanía, más que un derecho, es el “poder”. Soberano es quien tiene el poder de decisión.

En el caso de la soberanía alimentaria es el derecho que tiene un pueblo a decidir su propio sistema alimentario y productivo, que le permita disponer de alimentos nutritivos y culturalmente adecuados. Económicamente accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica.

Esto pone a aquellos que producen, distribuyen y consumen alimentos, por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas.

Critica fuertemente el régimen alimentario actual y el comercio libre y corporativo. Se resiste y apunta a modificarlo para que los sistemas alimentarios estén gestionados por los productores locales.

La soberanía alimentaria fortalece las economías locales y a los mercados locales y nacionales.  Otorga el poder a los campesinos y a la agricultura familiar, la pesca artesanal y el pastoreo tradicional. Basa la producción, la distribución y el consumo de alimentos en la sostenibilidad medioambiental, social y económica.

La soberanía alimentaria promueve el comercio transparente, que garantiza ingresos dignos para todos los pueblos, y los derechos de los consumidores para controlar su propia alimentación y nutrición.

Garantiza que los derechos de acceso y manejo de nuestras tierras, nuestras aguas, nuestras semillas, nuestro ganado y la biodiversidad, estén en manos de aquellos que producen los alimentos.

La soberanía alimentaria supone nuevas relaciones sociales libres de opresión y desigualdades entre los hombres y mujeres, pueblos, grupos raciales, clases sociales y generaciones.

Abarca políticas enfocadas a localizar el control de la producción y de los mercados. También a promover el Derecho a la alimentación, el acceso y el control de los pueblos sobre la tierra, agua, y recursos genéticos. Promoviendo un uso ambiental sostenible de la producción.

“Soberanía alimentaria… porque el pueblo tiene el derecho a decidir, cómo, qué y dónde producir sus alimentos”.