Alimentos anticancerígenos

Hay algo que hay que tener muy presente, hasta hoy ningún alimento por si solo puede prevenir el cáncer. Pero si usted puede reducir el riesgo de desarrollar algunos de ellos, solamente cambiando los hábitos alimentarios. La alimentación es uno de los factores que pueden mejorar el riesgo y es uno de los riesgos que usted puede controlar.

El cáncer es una enfermedad que a pesar de los avances de la medicina, aún no se ha podido aclarar en su totalidad algunos aspectos del mismo. Cada día se le da más importancia, con respecto a sus causas a ciertos factores genéticos y especialmente aquellos como: ambientales, las dietas deficientes, el tabaco, el sol, etc.

Se ha visto en animales, que alimentándolos con dietas ricas en grasas, eran propensos a adquirir cáncer de piel y de mamas. Así como también se vio mayor incidencia de cáncer en poblaciones humanas con dietas ricas en grasas. Esto último ha sido debatido recientemente y no pudo ser probado por grupos muy serios como: US Department of Health and Human Services y Nacional Research Council.

Muchas veces los resultados obtenidos con animales, no pueden extrapolarse al hombre. Un grupo de investigadores canadienses observaron que ciertas frutas cítricas contienen ciertos “flavonoides” que parecería ser muy efectivos en la lucha contra ciertos tumores malignos de piel. En realidad estas sustancias (antioxidantes: Betacaroteno, Betacianina, clorofila, licopenos y Resveratrol) que actuarían sobre los radicales libres, limpiarían por decirlo de alguna manera a las células de sustancias tóxicas. En estos casos sí podemos hablar de sustancias anticancerígenos. Actualmente esto está muy discutido y controvertido, por las dosis que deberían utilizarse y aún no se han logrado comprobaciones muy convincentes. Según los expertos del World Cancer Research Fun International (WCRFI) “entre el 30% y 40% de los cánceres, se pueden evitar siguiendo dietas apropiadas (ricas en vegetales, frutas y fibras) y una actividad física regular y apropiada”. Como usted verá son conductas de vida y hábitos alimentarios y no un alimento determinado que actúe directamente sobre el mismo.

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda:

  • Consuma abundante cantidad de frutas y verduras diariamente.
  • Utilice harinas de grano entero (Integrales), disminuya el consumo de azúcares refinados (azúcar y dulces)
  • Limite las carnes rojas (especialmente las de alto contenido en grasas)
  • Adopte un estilo de vida físicamente activo.
  • Logre un peso adecuado y manténgalo toda la vida.
  • Limite el consumo de alcohol.

Esto nos demuestra que no existen alimentos que sean anti cáncer, pero sí existe un estilo de vida que puede favorecer y mucho en la prevención de muchos tumores malignos.

Casi todas las recomendaciones dietéticas difícilmente sean nocivas (menos carne, más pescado, más frutas y vegetales y menos grasas) es más, pueden proteger de las enfermedades cardíacas, aún cuando no tengan mayor efecto sobre el cáncer.